Las energías ¿nos atacan?

energía electromagnética

¡Dios mío, que sitio más cargado! El otro día entré en un comercio y en pocos minutos mi cabeza subió de temperatura como un calentador de agua. Tuve que salir antes de que me estallaran las venas capilares. Este tipo de comentarios es cada vez más corriente y la gente se pregunta: las energías ¿nos atacan?

 

Existe una inquietud generalizada en lo que se refiere a la calidad de las energías que nos rodean. A bote pronto, pensamos que el ambiente está cada vez más cargado. En realidad la respuesta es otra.

 

Si seguimos los comentarios de diferentes blogs e incluso entre el colectivo de los científicos, llega la onda de que el sol lleva tiempo filtrando mucha más luz. Unos dicen que es debido al debilitamiento de la capa de ozono. Otros que está ligado a la necesidad de evolucionar y que para ello requerimos de más luz-conocimiento.

 

La entrada de más cantidad de luz lleva al ser humano a aumentar su capacidad para asimilarla y, por ende, su sensibilidad. 

 

De este modo, captamos frecuencias que antes pasaban desapercibidas. Son numerosas las personas que me comentan que tienen dificultades para dormir, debido a que debajo de su habitación pasan corrientes energéticas potentes. Lo curioso es que alguna de estas personas llevan años viviendo allí y es a partir de un cierto tiempo que han notado molestias.

 

Otras se sienten perturbadas por la energía electromagnética que generan sus móviles, ordenadores, microondas y otros aparatos nocivos.

 

Para minimizar los efectos de las energías llamadas “nocivas”, puede resultar útil llevar a cabo lo que se llama una protección energética. Se basa en el hecho de que la energía generada con la mente es la más potente que se conoce. 

 

Pongamos un ejemplo. Imagina que generas una figura geométrica a tu alrededor. Formas delante de ti un cuadrado, otro detrás, otro a la derecha y a la izquierda, arriba y abajo. Ahora sellas las aristas con silicona energética (recuerda que estás dentro del cubo). Imagina que en las paredes pones espejos, para que la energía que te llegue rebote en ellos. Ya tienes tu protección. Ahora se trata que cada día cambies de figura.

 

Otra forma de protección que utilizo, con muy buenos resultados, es ponerme al cuello un colgante de Shungit, que es el mineral más antiguo de la tierra y el más potente (según dicen los expertos). Una pirámide debajo de la cama para las personas que tienen problemas para dormir, suele aliviar los síntomas.

 

En resumen, las energías no nos atacan, somos nosotros que hemos elevado el grado de sensibilidad y captamos frecuencias que antes pasaban desapercibidas.

 

Etiquetas

72 genios amatista Amor amuleto armonizador armonía astrología autoayuda canto canto rodado Cantos rodados chacra Chacras chakra Charoita colgante cristal cristalizado Cuarzo cuarzo rosa cábala Donut energía equilibrio Escudo genios gratis gratuita hematite Incienso kabaleb llavero maestro meditación mineral nuevo Obsidiana obsidiana negra piedras curativas pirámide planetas plata poder protección Protector pulsera rodado Serafinita shungit shungita shungite Sol talismán tara texas tristán llop turquesa unión vibración ángeles